La Peineta de la Tejeda

 

Todos los que paseamos por el Barranco de la Tejeda conocemos bien curioso pino con forma de peineta que aparece junto al río y al borde del camino entre las fuentes del Borrocal y la de Tarrancho….

…pero no sé si mucha gente habrá reparado en ver que, un poquito antes de llegar a él y en el mismo camino donde el río cruza de lado, hay un pinito joven que de momento tiene 4 garras… ¿Será hijo de la peineta? ¿Llegará a ser alto tan majestuoso como su madre?

Alguien sugirió cuando pusimos el El pino Ent de la Garganta que podríamos escribir un cuento inspirandonos en árboles, como ya hicimos con el “Pino de la h” y el cuento de “El árbol que quiso ser pastor

¿Alguien se anima a escribir este cuento?

Posted by Picasa
Anuncios

2 pensamientos en “La Peineta de la Tejeda

  1. Yo conozco la historia . Mi abuela me la contó. Ella tenía escasos catorce años cuando una noche paseando por la Tejeda pudo escuchar una conversación . Tuvo miedo y se escondió detrás de una roca , así que desde ese lugar privilegiado observó como una cierva hablaba con un pino joven que se encontraba junto al río . La cierva le recriminaba que crecía inclinado en vez de recto. Los pinos no necesitan verse reflejados en el agua le dijo la cierva. Pero el pino se reía y no dejaba de mirar su reflejo en el río y observar lo bonitas que eran sus hojas. Al fin , la cierva se marchó pero antes de desaparecer le predijo un futuro de soledad y desgracias si no dejaba de pensar en si mismo y auto complacerse con su imagen. Los años pasaron y el pino , inclinado no daba sombra; Así que los habitantes del pueblo no se paraban junto a su tronco para descansar. El pobre pino después de tantos años se sintió solo y triste . Ya estaba totalmente doblado , así que empleó toda su energía en convertir sus delgadas ramas en fuertes troncos que crecieran hacia arriba y dieran una bonita sombra. Al fin , el viejo pino entendió que la vida es mejor en compañía y desde entonces se esfuerza por cautivar con su sombra a todas las personas que pasan por el lugar. Si algún día , casualmente pasáis por allí y no tenéis demasiada prisa, dedicad unos minutos a descansar junto a su tronco. Aréis feliz a un viejo pino que se esfuerza por conseguir un poco de compañía.Andrés .C.G

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s