Ermita de la Virgen de los Dolores en Jabaloyas

La ermita de la Virgen de los Dolores en Jabaloyas es uno de los ejemplos más sencillos de arquitectura mudéjar tardía, ya que esta ermita se data en el siglo XVII, en un momento en el que existe un profundo arraigo de las formas mudéjares en la sociedad aragonesa. Esto da lugar a la reaparición de sistemas ornamentales mudéjares como algo característico y privativo ese estilo aragonés.

Esta ermita posee una sola nave, realizada en mampostería, con una cabecera poligonal de cinco lados cubierta con bóveda estrellada en la que se conservan restos de policromía. La nave está cubierta con una techumbre de madera a dos aguas sobre un arco diafragma. La nave se culmina con un alero muy volado realizado en ladrillo. Al exterior, esta ermita cuenta con una espadaña en ladrillo de un solo cuerpo en la que se abre un vano.

El 14 de diciembre de 2001, la 25ª Sesión Oficial del Comité de Patrimonio Mundial, celebrada en Helsinki (Finlandia), acordó reconocer y declarar la arquitectura mudéjar de Aragón Patrimonio Mundial.

El 12 de agosto del 2002 se publicó en el Boletín Oficial de Aragón la Orden de 1 de julio de 2002 del Departamento de Cultura y Turismo por la que se declara esta ermita Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

ETNOGRAFÍA

“La Pascua de Resurrección

El Domingo de Pascua de Resurrección, de acuerdo con la tradición religiosa de la antigüedad, se celebra la Procesión del Encuentro, un acto cargado de espiritualidad y de fe de todos los fieles que concurren a la celebración de este pasaje bíblico después de la Resurrección. A la salida del Sol, un repicar y volteo de campanas anuncia a los fieles
el momento de concentrarse en la iglesia parroquial, a fin de realizar como día de la Resurrección del Señor, el encuentro de Jesús y de María, que se lleva a efecto en el prado de la ermita de la Virgen, a las afueras del pueblo.

Todos los varones, con la imagen de Jesús, salen desde la Iglesia en procesión con dirección a la ermita, y antiguamente desde ésta, las mujeres acompañadas del sacerdote con la imagen de la Dolorosa, salían en procesión hasta encontrarse con la anterior. Al divisarse ambas y desde unos cincuenta metros antes de realizarse el encuentro, se hincaban de rodillas tres veces las procesiones entre cánticos de alabanza a la Virgen y a Jesús.

Consumado el encuentro, dos mayordomesas auxiliadas por alguna otra mujer, cumpliendo alguna promesa, quitaban el velo y la capa negra que cubría a la imagen Dolorosa, poniéndole otra capa de color simbolizando la alegría de la Resurrección. Esta capa de la alegría era llevada primorosamente plegada sobre una bandeja de mimbre por una niña vestida en ocasiones con traje de comunión.

Terminado el acto del encuentro, se procedía al regreso de las dos procesiones hasta la iglesia, amenizado por el coro de voces entonando los cantares tradicionales y acompañados siempre por el alegre sonido de las campanas, finalizando en este punto la Procesión del Encuentro. Es significativo añadir que a primeras horas de la mañana de Pascua aparecía en las proximidades del paso de la Procesión del Encuentro un muñeco del tamaño de una persona ahorcado pendiente de una cuerda, representando la escenificación de la muerte de Judas Iscariote; trabajo artesanal de la juventud masculina para cumplir con otra de las tradiciones de esta fiesta.”

Los cánticos de la mañana de Pascua

Ya repican las campanas,
ya sale la procesión,
ha resucitado Cristo
Nuestro divino Señor.

¡Oh, qué mañana de Pascua!
¡Oh, qué mañana de flores!
¡Oh, qué mañana de Pascua
ha amanecido señores!

¡Oh, qué mañana de Pascua!
¡Oh, qué mañana de glorias
ha amanecido señores
al pueblo de Jabaloyas!

¡Oh, qué mañana de Pascua!
¡Oh, qué relumbrante aurora!
Ha resucitado Cristo,
la Virgen de gozo llora.

Qué mañana más hermosa
que tienen los pajaritos
al ver que ha resucitado
el Hijo de Dios Bendito.

Alégrense los collados,
los luceros y planetas,
y también los doce signos
y el ejército de estrellas.

Con su cántico las aves,
con su murmullo los ríos
dicen que ha resucitado
el Señor y el Verbo Divino.

Ya vamos hacia la ermita,
ya vamos con mil amores,
que vamos a visitar
la Virgen de los Dolores.

Por allí viene Jesús,
por aquí viene su Madre,
que hace que no se han visto
desde el jueves por la tarde.

Hoy al rayar el día
y brillar el claro sol
se encuentra la Madre amada
con su Hijo el Redentor.

Aparte, aparte la gente,
aparte con humildad,
que viene la fe de Cristo
y todo lo cubrirá.

A vuestros pies nos rendimos
como gran Reina y Señora,
para que seais amparo
del pueblo de Jabaloyas.

Bibliografía y fuentes consultadas:

Web de Patrimonio Cultural de Aragón
Frutos Aspas Rodríguez, “JABALOYAS: SUS COSTUMBRES Y SUS FIESTAS”, CECAL,

Galería de imágenes.

 

Posted by Picasa

Posted by Picasa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s